Día Mundial del Cáncer de Mama.

Hoy, 19 de Octubre, se celebra el Día Internacional del Cáncer de Mama. Una campaña de divulgación de esta enfermedad silenciosa para que todos tomemos conciencia y facilitemos la prevención.

images-4

El cáncer de mama, es una proliferación maligna de las células epiteliales que revisten los conductos o lobulillos de la mama. Es una enfermedad clonal; donde una célula individual producto de una serie de mutaciones somáticas o de línea germinal adquiere la capacidad de dividirse sin control ni orden, haciendo que se reproduzca hasta formar un tumor. El tumor resultante, que comienza como anomalía leve, pasa a ser grave, invade tejidos vecinos y, finalmente, se propaga a otras partes del cuerpo. Si queréis saber más sobre el cáncer de mama, los invito a visitar la página de la Asociación Española Contra el Cáncer AECC.

 

images-3

 

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en mujeres. Pero el cáncer de mama no es una enfermedad exclusiva de mujeres, aunque en un porcentaje muy pequeño, los hombres también pueden padecerlo.

En el año 2008 se diagnosticaron aproximadamente 1.380.000 casos nuevos de cáncer de mama en el mundo. En la actualidad es el tumor más frecuente en la población femenina tanto en países desarrollados como en aquellos en vías de desarrollo.

En España se diagnostican unos 26.000 casos al año, lo que representa casi el 30% de todos los tumores del sexo femenino en nuestro país. La mayoría de los casos se diagnostican entre los 35 y los 80 años, con un máximo entre los 45 y los 65. Tanto el número de casos, como las tasas de incidencia, aumentan lentamente en España y en el mundo, probablemente debido al envejecimiento de la población y a un diagnóstico cada vez más precoz. Se estima que el riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de la vida es de, aproximadamente, 1 de cada 8 mujeres.

Quizás lo más importante es detectarlo a tiempo, la prevención!. No solo debemos hacernos una autoexploración mamaria, si no también una mamografia una vez al año a partir de los cuarenta años, o antes si así lo indica el médico.

La autoexploración mamaria hay que realizarla todos los meses y de forma similar, las mujeres en edad fértil deben realizarla al finalizar la mestruación (entre 1 y 7 días después) y, en caso de mujeres menopaúsicas, asociarlo siempre a un mismo día del mes.  La mamografía es el método más eficaz. Permite detectar lesiones en la mama hasta dos años antes de que sean palpables y cuando aún no han invadido en profundidad ni se han diseminado a los ganglios ni a otros órganos. La detección precoz del cáncer de mama facilita un tratamiento menos agresivo y mayores posibilidades de cura. La autoexploración mamaria no es un método suficiente por sí mismo, aunque contribuye a conceder a la mujer una concienciación y un empoderamiento muy beneficioso para ella.

foto-dos

Los principales factores de riesgo de contraer cáncer de mama incluyen una edad avanzada, la primera menstruación a temprana edad, edad avanzada en el momento del primer parto o nunca haber dado a luz, antecedentes familiares de cáncer de mama, el hecho de consumir hormonas tales como estrógeno y progesterona, consumir alcohol de forma abusiva y ser de raza blanca. Entre 5 a 10 % de los casos, el cáncer de mama es causado por mutaciones genéticas heredadas.

Las personas enfermas de cáncer, se encuentra en una situación sumamente estresante. Las pruebas y exploraciones médicas, la confirmación del diagnóstico y los tratamientos médicos suponen una fuente de estrés tanto para los pacientes como para los familiares. Si a esto le añadimos que el cáncer en cuestión es de mama, la tensión aumenta ya que se trata de uno de los atributos del sexo femenino, que marca nuestra sexualidad e imagen corporal y, que no nos neguemos, es importante para todas las mujeres.

Según los estudios realizados, al menos la cuarta parte de los enfermos de cáncer necesitan tratamiento psicológico, no solo para el afrontamiento del diagnóstico, sino para la aceptación de la enfermedad y la toma activa de decisiones sobre los tratamientos a recibir.

La confirmación del diagnóstico de cáncer supone un fuerte impacto emocional. Pueden aparecer reacciones de miedo, ansiedad, depresión e incredulidad, negación de la enfermedad, miedo al rechazo social y sobre todo, en las mujeres, miedo a las consecuencias en su imagen corporal. No olvidemos que estas personas se enfrentan de repente con su propia mortalidad. Algo que veían como muy lejano en el tiempo aparece de repente ante sus ojos como más cercano y real.

Una vez superada la fase de diagnóstico, tendrán que tomar decisiones sobre los tratamientos, muchas visitas al médico, y prácticamente abandonar su vida cotidiana por el mundo hospitalario, con lo que se suman el miedo a las consecuencias de los tratamientos, miedo al estigma físico que pueda quedar, miedo a los cambios en su sexualidad, miedo a perder su trabajo, y la culpa de no poder atender a su familia como quisieran o lo han venido haciendo hasta ahora, sobre todo a su pareja e hijos, porque ya hemos hablado de cómo las mujeres nos ocupamos de múltiples tareas en nuestra vida diaria…

Por ello, la intervención psicológica, se centra en enseñar a afrontar y aceptar la enfermedad, afrontar el estrés que todo el tratamiento conlleva reforzando la autoestima, el autocontrol y la autoconfianza, elaboración del duelo oncológico, enseñar a la paciente ejercicios destinados a aliviar el dolor y las nauseas, como mejorar la alimentación, el cuidado diario a pesar de la enfermedad, y como retomar la vida diaria a nivel familiar, social y laboral sin temores ni culpas una vez finalizado todo el proceso. Se ha demostrado además, una eficacia mayor de la quimioterapia en pacientes que trabajan a nivel psicológico con técnicas de mindfulness y autosugestión hipnótica.

En mi experiencia personal, como profesional de la psicología, también he podido constatar que la evolución y afrontamiento de la enfermedad con ayuda psicológica produce mayor bienestar y disminuye la incertidumbre y miedos de los pacientes afectados. Pueden hablar con libertad de sus miedos, se desahogan sin temor a las consecuencias y aprenden a afrontar su vida, durante y después, de una manera más adaptativa.

Todo esto nos lleva a una importante conclusión, el cáncer de mama es solo una enfermedad, no es el fin de la vida, solo quizás, el fin de la vida como la conocíamos hasta ese momento.

 

images-8

Cuando todo ha terminado… como continuar con tu vida..

“Hay un antes y un después”. A través de esta frase muchos enfermos transmiten la sensación de que su forma de entender la vida y de comportarse ha cambiado, para bien o para mal. Muchos aspectos de tu vida se van a ver afectados de diferentes formas. Es importante que disfrutes de los cambios positivos y resuelvas aquellos que son fuente de malestar.

La vuelta a la normalidad tras los tratamientos puede ser inesperadamente difícil o estresante.

A pesar de lo deseado que puede llegar a ser este momento, pueden asaltarte muchas dudas o preocupaciones. ¿Seré capaz de retomar mis responsabilidades? ¿Lograré curarme o tendré que volver a repetir los tratamientos?. De repente, puedes sentirte decaído tras el alta médica o la finalización del tratamiento, con sensaciones similares al agotamiento.

Esta sensación de agotamiento físico y emocional es normal, has estado muy pendiente y casi en exclusiva de tu cuerpo y del tratamiento al que te sometiste, con lo que al acabar todo ese proceso, a veces no sabemos que hacer con tanto tiempo libre, nos sentimos muchas veces desamparados y casi abandonados; nuestra rutina se ceñía al tratamiento, cuidarnos y hospital, con lo que retomar la vida cotidiana sin estos factores a veces resulta difícil.

No te asustes si te sientes así, es normal, casi todos los pacientes de cáncer comentan pasar por la misma situación; en caso de que creas que no puedes superarlo sola, acude a algún servicio de ayuda psicológica, será más fácil en compañía.

Como ven, no es nada fácil asumir, afrontar y luchar contra el cáncer, ya que los innumerables síntomas asociados a su tratamiento y las consecuencias que nos producen a veces nos resultan casi más molestos que el propio cáncer… Insisto una vez más en la importancia de comunicarte con tu médico, familia, pareja y amigos más allegados, ya que ellos te ayudaran a superar y luchar contra tu enfermedad, apoyándote cuando creas que ya no puedes más y escuchándote cuando necesites desahogo….

Pero si aún así no te sientes bien, y crees que puedes estar deprimiéndote, entonces es importante que lo asumas como una parte más de la enfermedad y acudas a recibir tratamiento psicológico, está demostrado además, que ayuda a la recuperación de lo pacientes afectados.

Una vez expuesto todo esto, les invito a leer este pequeño testimonio como final de este post sobre el cáncer de mama, y, que vean el video “La Teta que os falta”….

Mil gracias a mi amiga por compartir su lucha con todos nosotros!

Cuando te dicen: “Tienes cáncer”, tu mundo se derrumba y el miedo se apodera de ti. Yo también he tenido esa sensación. Al principio entras en shock y te invade el miedo y el pánico. Después te enfadas y vienen a la mente pensamientos del tipo: ¿Cómo ha pasado? ¿Por qué a mí? En ocasiones nos invade el sentimiento de culpa: ¿Qué he hecho para que me pase esto? Un montón de dudas nos acechan: ¿Moriré? ¿Cuánto viviré? ¿Voy a sufrir? ¿Qué será de mi familia? Nuestra cabeza no puede parar de pensar. (Dra. Odile Fernández)

El párrafo anterior está extraído de un libro de la Dra. Odile Fernández, superviviente de un cáncer de ovario.

Si me hubieran dicho hace un año que eso mismo iba a experimentar yo, habría pensado que estaban “locos”. Nunca piensas que vas a formar parte de una estadística y mucho menos de una que tiene que ver con cáncer. Te crees inmune y por encima del bien y del mal.

Sin embargo, la realidad siempre supera la ficción y el 7 de noviembre de 2013, me dieron la noticia… “la biopsia de mama ha dado positivo, tienes cáncer de mama”... a partir de ese momento, tu vida se detiene en seco y no puedes pensar… sólo llorar… y sentir miedo… mucho miedo… piensas en tu familia, en tu marido… en los proyectos… viajes… todo eso que sabes que durante un tiempo vas a tener que aparcar, para dedicarte en cuerpo y alma a luchar contra un enemigo que no ves, pero que sabes que existe…

 Después de dos operaciones y varias sesiones de quimioterapia, ya empiezo a ver la luz al final del túnel, sólo me quedan seis inyecciones para finalizar mi tratamiento preventivo, porque gracias al diagnóstico precoz, mi cáncer fue detectado a tiempo y no había invadido el resto de mi cuerpo. Ha sido un año muy duro, todavía me queda un largo camino por recorrer, pero ya empiezo a estar más serena y esperanzada…

El cáncer se llevo mi pecho izquierdo, pero no se ha podido llevar mi esencia y fortaleza para hacerle frente… me ha enseñado a ver la vida de otra manera y a disfrutar cada momento de los míos, de mis amigos, me ha enseñado el verdadero valor de las cosas…

Gracias por vuestro incondicional amor, cariño y apoyo!!

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Día Mundial del Cáncer de Mama.

  1. Iba leyendote ensimismada, hasta que he llegado a leer la fecha de diagnóstico ,uyyy!!!! parecia estar leyendo mi propia experiencia,(coincidimos en el día y año de diagnostico). Y al igual que el titulo” la teta que nos falta”, las que hemos pasado por esta “aventura”, tbien diría con una gran sonrisa, “la fuerza que nos une”.
    Besos y a disfrutar de esta vida tan hermosa que nos queda por delante!!!

  2. Pingback: Día Internacional del Cáncer de Mama. | Las esferas de Irene

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s