¿Rebajas o compras compulsivas?

Como cada año en estas fechas, nos encontramos en época de rebajas, acontecimiento esperado por muchas y muchos para aprovechar a comprar ese objeto deseado por la mitad de su precio habitual.

 

images-8

El problema es decidir y planificar de forma coherente estas compras, porque desgraciadamente para muchos, caemos en comprar por comprar, sin necesidad real de ciertos artículos que compramos por el mero hecho de estar rebajados y que no necesitamos… y que normalmente se quedan de “adorno” en nuestros armarios.

En estas fechas, y aprovechando el furor de las rebajas, nos encontramos con una patología psicológica que se enmascara y que se denomina “compras compulsivas”, que está caracterizado por preocupaciones excesivas relacionadas con las compras y por la necesidad irresistible de comprar de forma masiva objetos superfluos, acompañados de sentimientos de ansiedad, irritabilidad o malestar, y consecuencias adversas como el endeudamiento. Tras el alivio momentáneo al realizar la compra o conducta adictiva, la persona experimenta sentimientos de culpabilidad, estas personas, tienden a comprender y valorar mal sus sentimientos, teniendo dificultad para distinguir entre deseo y necesidad, además de tener poca tolerancia a los estados psicológicos desagradables, tales como el mal humor, la tristeza, la soledad y la frustración. El perfil típico del comprador compulsivo es una mujer, en torno a la treintena, sin importar su clase social, que ha desarrollado este hábito a fuerza de comprar de forma desmedida ropa, zapatos, joyas y productos de belleza. También hay hombres, aunque muchos menos, y sus preferencias se decantan por los aparatos eléctricos, material deportivo y las herramientas para el hogar.

 

organizararmario_e8698922038e79eacd940ec39

Y, ¿por qué se le denomina adicción? Una conducta sólo se considera adicción cuando el individuo presenta estos tres rasgos: tolerancia (necesidad de consumir cada vez más para lograr la misma emoción), síndrome de abstinencia (cuando no se puede satisfacer la adicción) y pérdida del control (incapacidad de frenar en el consumo). La compra compulsiva reúne todas estas características: la voluntad del afectado es casi nula, la satisfacción por la compra realizada deviene efímera y se entra en una espiral de la que difícilmente se puede salir sin la ayuda de un especialista.

Es importante que seamos realistas, y nos dediquemos un rato con nosotros mismos para averiguar realmente si compramos aprovechando la situación de las rebajas, o estamos ocultando un verdadero problema que puede acabar con nuestra autoestima y nuestra cuenta bancaria…. Si usted sospecha que un miembro de su familia o persona cercana es adicto a las compras lo mas urgente es conseguir un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

 

images-9

Si llegas a la conclusión de que solo eres de los que compras en rebajas, aquí te dejamos algunos consejos para que no se te vayan las compras de las manos…..

  1. Piensa de antemano lo que necesitas: hacer listas es una buena manera de evitar compras impulsivas.
  2.  Conoce tu armario, tu cuerpo y las cosas que realmente te gustan y te pondrías, sino, acabarás comparando cosas que se quedaran “colgadas” y sin usar.
  3. Las normas establecen que los productos deben haber formado parte de la oferta habitual del establecimiento durante al menos, un mes y su calidad no puede diferenciarse en nada de la que tenían antes de estar rebajados.
  4. Los objetos rebajados deben mostrar su precio original junto al rebajado, o bien indicar de forma clara el porcentaje de la rebaja.
  5. Intenta establecer un presupuesto de lo que te puedes gastar, así no comprarás más de lo que puedes permitirte.
  6. En algunos establecimientos se establecen unas condiciones especiales para las compras en periodo de rebajas (sobre la aceptación del pago con tarjeta, las devoluciones, etc.). Pueden hacerlo, están en su derecho, pero esas condiciones deben indicarse expresamente. En caso de duda, pregunta al responsable del establecimiento.
  7. Conserva el tíquet o factura simplificada de las compras, pues los necesitarás para cualquier posible reclamación, cambio, etc.
  8. El servicio postventa y la aplicación de la garantía son iguales, independientemente de que compres el producto durante las rebajas o fuera de ese periodo.
  9. Si tienes algún problema durante las rebajas, lo mejor es actuar igual que en cualquier otro momento. En el periodo de rebajas se recortan los precios, pero nunca los derechos que tienes como consumidor: intenta llegar a un arreglo en el propio comercio.

 

Espero que después de leer estos pequeños consejos, disfrutes de tus compras de rebajas y realmente compres artículos que vayas a utilizar!

Y aunque no pude encontrar la película completa, les dejo este trailer de “Confesiones de una compradora compulsiva” espero que les arranque una sonrisa y lo disfruten!

Buenas rebajas!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s